Datos personales

Mi foto
Cuidad de Hurlingham, Buenos Aires, Argentina
No todo lo que crees es falso, ni todo lo que ves es cierto...
Este adiós no maquilla un hasta luego, este nunca no esconde un ojalá, estas cenizas no juegan con fuego, este ciego no mira para atrás. Este notario firma lo que escribo, esta letra no la protestaré, ahórrate el acuse de recibo, estas vísperas son las de después. A este ruido tan huérfano de padre no voy a permitirle que taladre un corazón podrido de latir. Este pez ya no muere por tu boca, este loco se va con otra loca, estos ojos no lloran más por ti

Páginas vistas en total

Seguidores

martes, 7 de diciembre de 2010


Se puede interpretar la soledad de dos maneras: estar solo o sentirse solo.
Estar solo es un hecho común para todos. No siempre estamos acompañados.
Este es el tipo de soledad que yo siempre he necesitado y que forma parte de mi vida diaria.
Cuando estamos solos podemos no hacer nada y sentirnos bien, descansar, disfrutar de la naturaleza, tomar sol, caminar, meditar o simplemente hacer lo que nos gusta sin interferencias de otras personas.
Solamente cuando estamos solos podemos ponernos en contacto con nosotros mismos. Esto permite vernos y comprobar si realmente somos como queremos ser o como pensamos que somos y si estamos haciendo lo que deseamos hacer.
El conflicto , cuando comprobamos que queda aún mucho trabajo por hacer para llegar a ser las personas que queremos ser y cuando no estamos seguros de si lo que estamos haciendo es verdaderamente lo que queremos hacer.


Transitar el propio camino es lo más importante y el principal ropósito de nuestra vida...


No hay comentarios:

Publicar un comentario